AGRUPACIÓ PESSEBRISTA DE RODA DE TER
Las inquietudes por las cosas tradicionales en la Villa de Roda de Ter, siempre han tenido arraigo.

Habría que retroceder a un pasado muy lejano, mucho antes de que el belenismo tuviera una proyección a nivel de Agrupación o Asociación dentro de nuestra comunidad, para ponerse de manifiesto ya entonces, el afán de preséncia en la mayoría de los hogares rodenses de un belén estrechamente vinculado a las fiestas de Navidad. Pequeños belenes exentos de qualquier pretensión de profesionalidad o de planificación artística que surgían con inusitada ilusión, de una juventud curiosamente atenta a los hechos acaecidos en la cueva de Belén.

Año tras año, la sencillez de inspiración casi infantil de aquellos belenes fué tomando cuerpo y dimensión de creatividad positiva, haciendo camino poco a poco para el descubrimiento de nuevas tendencias precursoras de una remarcable y rica sensibilidad artística. Y es que así, de las cosas sencillas, es como nacen bellas realizaciones llevadas a la práctica por el buen hacer y el ingenio de las personas.

Aquellos belenes humildes de principios del 1900, los concursos que se organizaban por el impulso del periódico local “Ressò” y que posteriormente tuvo continuidad con al apoyo de la “Agrupació Excursionista Roda”, con una remarcable participación de concursantes de todas las edades, quedaron cortadas de raiz por la guerra civil entre los años 1936-1939.

Terminado este infausto período, muchas actividades se recuperaron rápidamente y de entre ellas los belenes fueron de las primeras. Así pues aquella enraizada ilusión volvió a estar presente año tras año entre las gentes de la Villa con renovado ímpetu.

Así fué como surgió un pequeño grupo de personas, que impulsadas por una firme y abundante dosis de entusiasmo e ilusión, organizó en el año 1975 la primera exposición de dioramas de belenes instalada en un local que escasamente reunía las condiciones mínimas indispensables para estar al abrigo de las inclemencias del tiempo, donde los rodenses acudian expectantes a contemplar los atrayentes belenes de yeso y las figuras de arcilla que nos hablan de la Navidad.

1º President Sr. Xavier Rosaura

Es a partir de este incipiente, pero al mismo tiempo importante hecho, que la Agrupació Pessebrista Verge del Sol del Pont, tal como se denominaba en aquellos momentos, adquiere una nueva y emprendedora dimensión. La captación de colaboraciones externas, de personas con inquietudes artísticas procedentes de diversas profesiones del mundo laboral, constituyen una magnífica y decisiva aportación en lo que respecta al perfeccionamiento de nuevas formas estructurales y de ideas renovadas, que de forma específica se manifestará de manera clara por la armoniosa conjunción de un binomio altamente positivo para el resultado final: el arte y la técnica, realidad positiva que dará lugar a que en pocos años los Belenes de Roda sean conocidos y comentados por doquier.

Lo más importante, sin embargo, es que los belenistas que en aquellos momentos trabajaban en Roda de Ter creyeron oportuno hacerse cargo de la organización de la “Trobada de Pessebristes de Catalunya”. En la “Trobada” celebrada en Terrassa en el año 1978 ya se nombró Roda de Ter para organizar la de 1980. Y así fué que con este propósito al año siguiente el 1979, se constituyó el secretariado de la futura “Trobada”.

La XI “Trobada de Pessebristes de Catalunya”, celebrada el Roda de Ter en Octubre del año 1980, fue un gran éxito y contó con más de seiscientos participantes. En su organización también participó el Grup d’Art de Vic, que entre otras iniciativas editó cuatro números de la revista “Trobada”.

Los belenistas rodenses ya contaban con diversos contactos con otras entidades y con el bagaje positivo de todo el trabajo realizado en la Villa durante la década de los años setenta. Fruto de todo ello fue la fundación, en el año 1980, de la “Agrupació Pessebrista” de Roda de Ter. Esta fue de hecho, la primera entidad de carácter meramente belenista de Roda, sin vinculaciones ni dependencias de ningún tipo de otra entidad de la localidad. La primera junta de la nueva sociedad estuvo formada por el presidente Sr. Xavier Rosaura, acompañado de los vocales Sres. Lluís Aguilar, Josep Carreras, Antoni Godayol, Joan Novellas y Lluís Perdomo.

La nueva entidad continuó trabajando con gran ahínco y determinación y en poco tiempo la exposición de belenes que presentaban cada año por Navidad fue merecedora de una gran acogida por el numeroso público que los visitaba. Con medida tranquilidad pero también con gran ímpetu, se palpa en cada nueva edición la concreción de la plasmación artística que se pretendía. Con abnegada constancia y una emotividad patente en cada trabajo realizado, una quincena de belenista, arropados por un centenar de socios, consiguen con ilusión y una especial atención por el trabajo bien hecho, hacer realidad unas obras que asombran a muchos visitantes.

Ya se ha dicho con anterioridad que la principal actividad que cada año lleva a cabo la “Agrupació Pessebrista” de Roda es el montaje de una exposición de dioramas en el local social de Can Planolas. Es una exposición de siete belenes de grandes dimensiones que cuenta además con un belén audiovisual. La exposición está abierta cada año desde principios de diciembre hasta mediados de enero.

Somos miembros fundadores de la Federació Catalana de Pessebristes, hemos asistido como entidad a prácticamente todas las Trobades que se llevan a cabo anualmente, así como a las Bienales y otras exposiciones, en las que participamos aportando una muestra de nuestro trabajo.

Es conveniente en este punto explicar con más detalle en qué consiste el belén audiovisual que tenemos en la exposición. Tal y como su propia denominación indica, se trata de un diorama de unos 12 metros cuadrados de superficie que cuenta además con sonido ambiental y movimiento. En el escenario de un teatro en miniatura (reproducción del que en su día fue teatro del Centre Parroquial), se escenifican tres representaciones diferentes de temas belenísticos, combinados todos ellos con iluminación, música y las explicaciones de referencia al pequeño espectáculo que se está representando.

Nuestros belenes, o mejor dicho, nuestro trabajo, se caracteriza por ceñirnos a la realidad de lo que pretendemos representar. En un reportaje sobre belenismo publicado en el diario “La Vanguárdia” del día 23 de diciembre de 2001, se decía de nuestra Agrupació que habíamos inventado el hiperrealismo dentro del mundo de los belenes, ya que nuestras reproducciones eran una copia fiel y se ajustaban extraordinariamente a la realidad de lo que la naturaleza nos muestra. Una particularidad importante y que nos define de manera singular, es el hecho de que ninguno de nuestros belenes es obra de un solo belenista, sino que en todos los casos se trata de trabajos colectivos. Destacamos este proceder porque no es el habitual, sino mas bien la excepción, de la gran mayoría de otras exposiciones que se exhiben cada año.

Aunque representamos temas bíblicos en escenarios como pueden ser un desierto de Israel o Palestina, o bien un templo de Egipto, nuestro espacio preferido es la naturaleza, especialmente el mundo rural.

La naturaleza es tan diversa y extraordinaria que sólo hay que observar y copiar, procurando reflejar en el diorama todo lo que generosamente nos muestra cada estación del año. Dentro de éste contexto representamos estampas marineras de la Costa Brava, paisajes nevados del Valle de Arán o el Pallars, como también calles, plazas y rincones de de gran belleza artística de pueblos de Cataluña, Baleares, Castilla, León, Extremadura, Galicia y Andalucía.

Durante todos los años de nuestra ya dilatada historia, hemos conseguido reunir una buena colección de figuras de belenes. Se trata, en mayor medida, de obras de los figureros barceloneses hermanos Castells, así como del escultor auto didacta de Olot Josep Traité, también de Muns y de los talleres de arte religioso de Olot. También disponemos de un extenso archivo fotográfico con una gran cantidad de fotografías de muchos lugares del país. Este es, en definitiva, el patrimonio de la entidad, pues no acostumbramos a guardar los trabajos realizados, ya que son destruidos todos los años, excepción hecha, de los casos en que se han de presentar en alguna exposición itinerante o permanente, como es el caso de algunos belenes que están expuestos en varias ciudades de Italia o en el Museo de la Vida Rural de la Espluga de Francolí.

Esta es la pequeña historia de una ilusión iniciada en unos días ya lejanos de un invierno de nieve y frío tal como es propio en un espectáculo de esta clase.

Y así la Agrupació Pessebrista de Roda de Ter se ha esforzado en esta loable aventura hecha de constancia y admirada por la gente que nos visita y que sabe que en Navidad se reencontrará con el entrañable mundo del belén. Y es que, se quiera o no, año tras año tiene sabor a paisaje de Camino a Belén, a verso de Josep Mª de Sagarra y aún a pequeño milagro.